Actualidad

04/05/2016

Curiosidades sobre los callos

Curiosidades sobre los callos

Uno de los platos que puedes encontrar en nuestro servicio de catering en Salamanca son los callos, tripas guisadas, morro y patas, de vacuno sobre todo, que se sirven calientes y casi siempre acompañadas de pan.

Los callos son una tapa muy alimenticia, pero no tienen tantas calorías como algunos creen. Su aporte de energía es similar a ciertos postres, pizzas… y son más ligeros que aperitivos como las “patatas light”, que además llenan menos.

En Salamanca la chanfaina se hace con callos de cordero entre otros ingredientes, aunque cuando pensamos en callos lo primero que nos viene a la cabeza son los callos a la madrileña. Allí se conocen desde el siglo XVI, nada menos. Parece que empezó como un plato pobre, en tabernas, y que después llegó a restaurantes de todo tipo, un camino habitual en las recetas más famosas de las gastronomías de todo el mundo.

Hasta hace poco, el proceso de cocinar callos era muy largo porque las vísceras había que lavarlas cuidadosamente y dejarlas en agua muchas horas. Ahora ese paso está ya hecho cuando las compramos, pero sigue siendo necesario cocerlos mucho (unas dos horas y media a fuego lento), así que no es habitual hacerlo en casa y para disfrutarlos lo mejor es llamar a nuestro servicio de catering en Salamanca o a un restaurante.

A los callos se suelen añadir embutidos como morcilla y chorizo y especias como guindilla, clavo, perejil y pimentón.

Y si a eso unimos el buen servicio de Algo Nuevo – Catering, creemos que nada puede fallar. Contáctanos para menús o servicios puntuales.