Si hay un producto típico salmantino y que no falta en nuestro servicio de catering en Salamanca, ese es el farinato. Consumido habitualmente con huevos rotos, se trata de un producto muy tradicional, que ha sido rescatado por la alta gastronomía salmantina convirtiéndose en uno de los emblemas de la cocina de la provincia, contando incluso con una denominación de origen protegida proveniente de la vecina localidad de Ciudad Rodrigo.

Este embutido típico de esta tierra, se diferencia de otros a los que estamos acostumbrados por no tener carne animal. Su nombre proviene de su ingrediente principal, la harina, que se mezcla con pimentón, anises y manteca de cerdo, pudiendo llevar otros ingredientes como cebolla, comino, aguardiente o aceite de oliva. Todo depende de la receta.

A la vista es como un chorizo, pero al consumirlo descubriremos que su sabor es diferente, aunque tenga sus semejanzas, especialmente por el toque tan especial que le dan los anises, que hace que también sea habitual comerlo en una tosta con miel. La textura también es diferente, deshaciéndose y llevándose genial con la yema de los huevos fritos, que se rompe y se mezcla todo para comerlo de la forma más tradicional.

En nuestro servicio de catering en Salamanca, puedes degustar deliciosas tostas de farinato, entre otras opciones como ahumados, morcilla, atún con pimientos del piquillo..., un placer para tu paladar, muy salmantino que no te puedes perder.

Cuenta con Algo Nuevo y disfruta cómodamente de lo mejor de nuestra gastronomía.